CCVC - Consell de Col·legis de Veterinaris de Catalunya - AIAC
    Recomendaciones para el bienestar de las mascotas durante el confinamiento y el desconfinamiento
08/05/2020 10:05:45
   
   

 



Desde la expansión del nuevo coronavirus causante de la Covidien-19, se ha declarado el estado de alarma. Personas y animales hemos quedado confinados en casa desde mediados de marzo y, después de casi dos meses, se perfila la posibilidad de ir volviendo escalonadamente y por fases a la rutina.

 

«Cada uno de nosotros sabemos lo que nos ha costado adaptarnos a esta realidad. Quien más quien menos, ha pasado sus momentos «, comenta la presidenta del Consejo de Colegios Veterinarios de Cataluña (CCVC), Cori Escoda, y añade:» Hoy abordamos cómo afecta esta situación a las mascotas «.

 

Hemos hablado con la doctora en veterinaria, etóloga y profesora de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), Marta Amat, para que resuelva las dudas que probablemente muchos propietarios se plantean.

 

¿El confinamiento ha afectado las mascotas?

Cualquier cambio de rutina puede afectar cualquier animal de cualquier especie. Un cambio de rutina implica dejar de hacer cosas que antes hacían. Por ejemplo, los perros dejan de poder jugar con otros perros, de poder estar con otras personas a parte de sus propietarios y de poder hacer salidas largas; condiciones que pueden incrementar su nerviosismo.

 

Por parte de los gatos, el hecho de que estemos todo el día en casa les priva de menos ratos de tranquilidad y les puede generar estrés. Además, la presencia constante de vecinos cerca incrementa los ruidos a los que están expuestos, y tampoco les gusta.

 

¿Cómo hacer el confinamiento más agradable a los animales de compañía?

 

Recomendamos cuatro tipos de hábitos que funcionan para todas las especies. Para empezar, mantener una rutina, y aquí se incluye: cuando se les da la comida, cuando salen a pasear -si es que pueden salirse, y cuando jugamos con ellos. Lo ideal es que podamos mantener estas rutinas cuando acabe el confinamiento.

 

Por otro lado, hay que respetar sus momentos de tranquilidad. Si hay niños en casa y, especialmente niños pequeños, debemos ser cuidadosos y, por ejemplo, reservar un espacio donde el animal pueda descansar cuando quiera. Si ellos no quieren estar con nosotros, no forzarlos.

 

Hay que proporcionarles juego y ejercicio físico. La actividad física y la estimulación son cruciales para su bienestar. Podemos jugar con ellos con una pelota o lo que tengamos; si disponemos de terraza, patio o jardín los podemos ejercitar; les podemos ocultar premios en cajas u otros espacios de la casa o proveerlos de juguetes dispensadores de comida.

 

Si es posible, es recomendable evitar cualquier tipo de castigo. En general, el castigo no se suele aplicar correctamente. Un castigo mal aplicado afecta al vínculo entre el animal y su propietario, sea la especie que sea, y puede causar una reacción de agresividad por miedo.

 

¿Cómo se debería aplicar correctamente un castigo?

 

Si se puede evitar, siempre es mejor premiar la buena conducta. Sin embargo, si queremos corregir una mala conducta (como rascar el sofá) el castigo debe ser con voz contundente -desaconsejamos la contundencia física-. Se aplicará en el acto, en el momento en que rasca el sofá. Si ya ha pasado un minuto, aunque el perro o el gato adopte una postura de sumisión porque entiende que el regañamos, no puede relacionarse porque estamos enfadados. Finalmente, cuando el perro deja de hacer lo que no queremos que haga, debemos premiarle.

 

¿Cómo hacemos el confinament más agradable a los perros?

 

Ahora que se puede empezar a salir, hay que hacer paseos largos, siempre siguiendo las medidas de distanciamiento e higiene indicadas. Debemos entender que salir a pasear no significa que el animal haga sus necesidades, se debe remarcar especialmente para las personas que viven en casas con jardín. Intuyo que después del confinamiento lo entenderemos mejor: los perros necesitan tiempo para distraerse y correr.

 

Podemos jugar con ellos, si tenemos espacio, con una pelota o similar. Para evitar frustración en el animal, recomendamos que se marque el inicio y la finalización del juego con una palabra específica para cada caso. Cuando acabamos de jugar, el perro estará más excitado y le podemos calmar con un juguete dispensador de comida.

 

Vale la pena estimularlos con estos juguetes dispensadores o escondiendo premios en cajas de cartón o en diferentes espacios de la casa de modo que el animal se las tenga que ingeniar para obtenerlos. Los anima y los entretiene.

 

¿Algunas recomanaciones para gatos?

 

Darles acceso a zonas elevadas, es decir, a estanterías o torres (que se pueden adquirir en tiendas especializadas). La posibilidad de aislarse les da tranquilidad, ganan espacio y, además, les permite controlar el entorno. También hay que incentivar el juego y la conducta exploratoria.

 

Otro punto crucial es respetar su privacidad y darles espacios donde se puedan esconder, y eso nos lleva al siguiente punto. Debemos facilitarles lugares para esconderse, ya sea una caja, una bolsa, un armario… es básico para su bienestar, ya que les da tranquilidad. Nos estamos encontrando muchos propietarios que nos dicen que los gatos están extraños, porque hay muchos más ruidos, hay más vecinos … y esto es importante: proporcionarles lugares para esconderse.

 

¿La desescalada y vuelta a la rutina afectará las mascotas?

 

En el caso de los gatos, hurones y de animales exóticos, la desescalada será fácil para ellos: volverán a su rutina y a tener ratos de tranquilidad y privacidad. Quien nos preocupa son los perros, porque han pasado una temporada larga acompañados -casi- todo el día, un hecho positivo si el vínculo con el propietario es sano. Ahora bien, nos podemos encontrar que les cueste quedarse solos y que manifiesten problemas de angustia, miedo o frustración.

 

Nos podemos encontrar que cuando se queden solos todo el día ladren, lloren, hagan sus necesidades en casa o destrocen el mobiliario. Los síntomas son variados, son problemas muy molestos tanto para propietarios como para vecinos.

 

¿Entonces, qué nos recomiendas para hacer la desescalada más fácil para los perros?

En la medida de lo posible, recomendamos dejar el perro solo, a ratos, en una habitación siempre acompañado de un refuerzo positivo, como un juguete dispensador de comida o con premios escondidos que tengas que buscar. También, si es posible, deberíamos procurar ausentarnos de casa de manera gradual y dejarlo solo paulatinamente.

 

Si un perro no se adapta al desconfinamiento, debemos consultar un veterinario especializado en comportamiento animal, es decir, un etólogo. Como antes se diagnostique el problema, antes se podrán establecer las medidas de tratamiento y el pronóstico será mejor.